Skip links

TODOS DEBERÍAMOS SER LÍDERES EN LAS ORGANIZACIONES DE FUTURO

Hoy en día, nos preocupamos por el desarrollo de los nuevos y actuales directores como uno de los aspectos fundamentales para que las empresas avancen y consigan sus resultados. Sin embargo, solo una pequeña parte de las personas de las organizaciones ocupa posiciones de dirección.

¿Qué pasa con el resto? ¿Cómo intervienen en la cuenta de resultados?

En este post hablaremos sobre cómo los líderes en la sombra deberían formar parte de las organizaciones de futuro, aquellas personas que no quieren asumir un rol directivo y sin embargo, ejercen una gran influencia en la toma de decisiones de la compañía.

Habíamos asumido que la mayor parte de las personas de la organización aspiraban a ir promocionando en la empresa hasta ocupar algún cargo en el 8º piso, con un despacho soleado y con vistas y sin embargo no es así, los valores y motivaciones han cambiado. 

Los líderes en la sombra están presentes en casi todas las organizaciones, son profesionales con determinadas características que los hacen especiales, son inteligentes, con visión global y sentido común. Además, tienen las ideas muy claras, son resolutivos, influyentes, facilitan la inteligencia colectiva y conocen muy bien su trabajo y la organización porque llevan tiempo en ella. Es por eso que disponen de mucha información de lo que sucede en la empresa, información no oficial sobre las motivaciones y opiniones de sus compañeros. Por otro lado, son personas de confianza de quien toma decisiones.

Por lo tanto, este tipo de líder ejerce gran influencia en la organización, no directamente ya que no son directivos, pero si a través de la influencia que ejercen en sus jefes.

Los llamamos líderes en la sombra, son personas capacitadas para asumir responsabilidades y ocupar posiciones de dirección ( muchas veces incluso más preparados que los mismos directivos), pero no quieren estar en el mando, bien porque no quieren asumir tanta responsabilidad, porque no les motiva, porque no es el momento personal mas apropiado, o porque simplemente no les gustan los modelos directivos que han visto.

A los ojos de algunos, quizás puedan parecen personas poco ambiciosas, pero la realidad es que su ambición la dirigen hacia otros aspectos de su vida, y lo mas curioso es que parecen felices en su rol. Son personas esenciales en toda organización ya que ejercen una función fundamental en el destino de las empresas.

En muchas ocasiones, los mismos directivos intentan redirigirlos hacia posiciones de mando, motivarlos para asumir más responsabilidades, aunque en muchos casos es un error ya que pueden perder no solo las habilidades que tenían anteriormente, sino su función en la compañía. Todavía hay directores que no entienden que otros no lo quieran ser.

¿Pero cómo podemos canalizar ese talento y habilidades?

En las nuevas organizaciones de futuro todos deberíamos ser líderes, personas con capacidad de generar cambio a nuestro alrededor. Cada empleado debería ser un agente de cambio y si hay pocos directivos, habrá más líderes que directivos. Cuanto mayor sea el número de líderes en la empresa, mayor será su riqueza.