Skip links

Nueva ley de control horario, ¿a quién beneficia?

El 13 de Mayo volvíamos a la oficina teniendo una novedad en nuestros puestos de trabajo: entraba en vigor el Nuevo Decreto-Ley de Control Horario por el cual se establece la obligatoriedad de un sistema de control horario en todas las empresas y para todos los trabajadores.reloj

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, auguraba que la correcta implantación del control horario en las empresas supondrá un beneficio a todos los niveles: «es bueno para los trabajadores, para la prevención de riesgos laborales, para la conciliación y para la Tesorería, porque se están haciendo millones de horas que extra que no se cotizan», ha insistido, afirmando que se trata de una estrategia que “sólo tiene beneficios”.

Al parecer cada semana de 2018 se realizaron en España un total de 6.4 millones de horas extraordinarias. Este exceso y la significativa irregularidad en la compensación de estas horas, así como la ausencia de cotización de las mismas a la Seguridad Social precipitaban la medida urgente a modo de herramienta de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo.

Nueva Ley de Control Horario

A través de la nueva ley las empresas deberán establecer sistemas que permitan conocer y estipular de la manera más fiable e invariable posible el control de las horas que realiza cada trabajador. Esto ayudará a regular el exceso en horas, beneficiándose a la vez del ahorro que ello supone a nivel de costes, así como de conocer y regular mejor las jornadas, pudiéndolas adaptar mejor a las necesidades reales de la demanda externa e interna.

Para los trabajadores este sistema podría suponer un aval para la conciliación personal y laboral, facilitando tiempo disponible para el ocio y el disfrute personal mejorando su satisfacción y su motivación y compromiso con la empresa.

Por otro lado, obligará al trabajador a ser más productivo en las horas de trabajo efectivas y optimizar, así, el tiempo útil disponible.

trabajador-horarioDicho esto, todos sabemos de la baja productividad de las empresas españolas, por lo que sería un buen momento para que las organizaciones y empresas hicieran una profunda reflexión sobre el sistema de trabajo y de asignación de tareas y responsabilidades de nuestros colaboradores. No por estar más horas en el puesto de trabajo se produce más. De hecho está comprobado que es todo lo contrario. Deberíamos cambiar la cultura del presencialismo a otra cultura de obtención de resultados mediante el cumplimiento de objetivos definidos en tiempo y forma cosa que mejoraría enormemente la productividad.

Para ello recordemos la Matriz de Eisenhower que popularizó Stephen R. Covey en su libro Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva. Se trata de una clasificación de tareas en función de dos premisas: la urgencia a la hora de hacer la tarea y su nivel de importancia. Basándonos en ella, podemos dividir todas nuestras tareas, generando una mejora directa en la productividad y en nuestro aprovechamiento y optimización del tiempo y a la vez reducir los niveles de estrés, ganando en rendimiento y bienestar laboral.

Al parecer Covey ya indicaba que nos encontramos ante una cuarta generación de gestión del tiempo, en la que ya no se trata de gestionar el tiempo en sí, sino de gestionar dónde debemos poner nuestra atención en cada momento, pretendiendo así ser aún más efectiva, tal y como propone y detalla Francisco Sáez en su blog.

Gina Aran comentaba anteriormente, acerca de los beneficios de una jornada intensiva, «el poder tener tiempo para la familia y el ocio es lo que valoran más los empleados» y esto es aplicable a cualquier jornada que se vea mejorada con la nueva ley, al reducir las horas extras. «Se sienten más felices y satisfechos porque perciben un buen equilibrio entre sus ámbitos vitales».

Varios estudios constatan que los trabajadores felices rinden más; por lo tanto, también esto redundará en una mejora de la productividad en la empresa. «La gestión del tiempo y la organización de tareas es más eficiente», constata Aran.

Es entonces la nueva ley una medida beneficiosa, teniendo como premisa que sea bien aplicada y respetada por las partes implicadas. La regulación de los horarios nos hará más eficientes en el trabajo, y más disponibles para disponer de más tiempo para nosotros pudiéndolo dedicar a otras áreas que nos produzcan bienestar personal, y que hará que seamos más productivos y nos relacionemos mejor en la empresa.

Y tú, ¿qué opinas sobre la nueva Ley de control horario?

Fina Martínez
Redactora
Grupo Humannova

Si te ha resultado interesante este artículo, puedes seguirnos en TWITTER y suscribirte a nuestra NEWSLETTER.

Join the Discussion